6# RESEÑA CLICS MODERNOS (1983) – CHARLY GARCÍA

El loco de bigote bicolor es sofisticación. Inteligencia vanguardista y pulcritud humilde. Su obra cumbre permitió que los callados de esa época se refugiaran con sus tiernas y metafóricas melodías y líricas. Después de esto, todo cambió. Charly no era tan solo un buen músico, sino leyenda generacional y un estandarte de lucha, pero desde la trinchera de la locura.
Valoración: 5/5

Charly es metafórico al igual que su música. Y yo también tengo una, pero con una carga estética totalmente platónica, o como Saint-Exupéry dijo en El Principito: lo esencial es invisible a los ojos.

Bendito Charly, con tu figura destartalada creaste las melodías más bellas que se han creado en un piano en la música popular latinoamericana. Adorador de Donald Fagen, lo superaste amigo. No hay dudas. Y Clics Modernos es el mejor ejemplo.

Aquí va: el disco Corazones de Los Prisioneros, mejor dicho González, es el homónimo a esta pieza cumbre. Con dos notables diferencias, que García no estuvo acompañado de Santaolalla o que González no pudo recurrir a un Larry Carlton y a un Pedro Aznar.

Pero las similitudes son infinitas. Discos vanguardistas que posicionaron al sintetizador en el pedestal popular en el que debía estar.

Argentina y Chile cargan con una herencia cultural similar. Yupanqui y Parra, emblemas del folclore en ambos países instauraron la idea efímera de que para ser leyenda había que tener una guitarra de palo.

Y de pronto apareció un Charly y un González, ¿Y qué tenemos?

´Los Dinosaurios’, canción emblema de Chile en dictadura, tierra polarizada bajo el regimen del temor. ¿Qué haces loco? ¿A quién le cantás?

Los amigos del barrio pueden desaparecer,
 los cantores de radio pueden desaparecer.
 Los que están en los diarios pueden desaparecer,
 la persona que amas puede desaparecer.
 Los que están en el aire
 pueden desaparecer en el aire.
 Los que están en la calle
 pueden desaparecer en la calle.
Y con unos juegos de piano, bellos acordes, intensos y misteriosos que marcan progresiones como si nos acercáramos a la muerte o a la perdición. Y la voz de Charly, ese mismo que canta ‘Demoliendo Hoteles’, con actitud temeraria, en Los Dinosaurios lo hizo con ternura como implorando a un dios para que acabe con las desapariciones de los cantores de radio.
hqdefault
Y detrás de esa atmósfera, un magnífico sinte y una sutil guitarra de Carlton, que funciona como un eco, como si a lo lejos los desaparecidos se comunicaran con el Charly tierno que le canta al pueblo que “es mejor no estar atado a nada”.
Sublime. Dotado de una belleza superior.
Por una parte eso, como emblema de un contexto. Pero en el uso del sintetizador,’Nos Siguen Pegando Abajo’ marcó un quiebre en la música popular. Una mezcla exquisita de estilos musicales que unicamente se podría lograr con este instrumento como eje central de la composición.
La influencia funky es notoria. Aznar marcando el bajo como Louis Johnson y la voz de Charly resonando con ímpetu rebelde, junto a una guitarra rítmica rockandrollera que  no dista de una rolla bien rollinga de Richards con influencia de James Brown.
Así es como fuciona Charly, pero lo hizo moderno con el sintetizador. Una caja rítmica bien ondera y otros arreglos con el mismo instrumento que le permitieron entregarle una sonoridad picaresca. Expresión máxima de la locura del bigote biclor.
Y el otro aspecto notable de este disco fueron las colaboraciones del músico de estudio Larry Carlton (Michael Jackson, Steely Dan, The Four Tops) y del virtuoso Aznar.
Cada uno aportando lo suyo. Carlton desplegando elegancia en ‘No Soy un Extraño’ y ‘Plateado sobre Plateado’ mientras que Aznar jugando a la sumisión y a la simpleza en ‘Ojos de Video Tape’ o al virtuisismo excéntrico en ‘Nuevos Trapos’.
dia3_5.JPG8858ee91e9abc0a6ef5039d476328e99.jpg

 Larry Carlton / García junto a Aznar 

El disco es notable de principio a fin. Un inspiradísimo Charly García contó con la ayuda de Carlton y Aznar para posicionar a Clics Modernos como un disco prolijo en términos instrumentales, sofisticado melodicamente y metafórico líricamente para toda una generación. Notable.
Miles de músicos en Argentina y Chile tuvieron la oportunidad de representar a un pueblo atemorizado, pero Charly los aportilló a todos, como un Michael Phelps, quebrantando todo lo hecho anteriormente, en demasía creativa y en vanguardismo propio de alguien que padece locura quijotesca.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s