#5 Reseña Hot Milf Mama (2016) – Milfhunter

Un cuarteto explosivo, de músicos con experiencia, ha rejuvenecido al rock en Chile con una obra obscena, salvaje, aventurera y cómica.
Valoración: 5/5

 

La más rollinga de todas las bandas que alguna vez se ha creado en Chile: cómicos, obscenos, inmorales, bohemios, aventureros, salvajes y por sobre todas las cosas, rockanrolleros —como si el rock, como modo de vida se antepusiera a todos estos atributos para enarbolar un sin fin de características alejadas del conservadurismo o de la vida rutinaria del capitalismo—.

Pero decir que ellos son sólo eso, es no comprender la calidad compositiva, interpretativa e innovadora de la banda.

Y aunque en las batacas de MilfHunter, fluye rock n’ roll, hay una notable influencia en la base rítmica de funk, lo que amplía el espectro sonoro de esta banda, porque Toño Silva lo que toca, lo hace con estilo y eso se nota principalmente en canciones onderas —también cómicas— como ‘Hot Milf Mama’ y ‘Ya No Quiero’ —como si Gregg Errico de Sly and The Family Stone fuera el que toca. Pero no, es Toño Silva—. Un tipo que le pega duro como Bonham o Paice, pero lo hace con groove como sólo los maestros saben hacerlo.

Recordar que Silva es baterista de Charly Garcia y es justamente por eso que lo escogió a él. (Pienso)

n27_n1Toño Silva (batería) con el capo Charly.

Y este elemento innovador se complementa a las mil maravillas con la armónica de Claudio Bluesman Valenzuela, que aunque el sostenga que es un fiel amante del rock n’ roll, ha demostrado en canciones como Sexoul de El Cruce que puede ser tan salvajemente bluesero como sutilmente seductor, influenciado por la música negra (soul, r&b, etc), algo así como un Ray Vaughan o un Marvin Gaye de la armónica. 

Así es. Aquí en Chile tenemos a un musicazo. Alguien que evolucionó desde que se unió a El Cruce. Un producto de exportación porque nunca antes he escuchado a un armonicista que toque con tanta desenvoltura, al menos en la escena popular, cualquier pieza de rock n’ roll.

12196358_10206438585338148_3678028631825058092_nClaudio Bluesman Valenzuela (armónicas) en una presentación de MilfHunter.

Canciones joyas con armónicas: recuerdo a Midnight Rambler de Los Rolling Stones o The Wizard se Black Sabbath. Pero Jagger y Ozbourne tocaban en modo amateur. El caso de Valenzuela es especial, como si su instrumento fuera una extensión de su cuerpo. Todos los que han tocado con él deben percatarse del lujo que es tenerlo como compañero.

Con este primer EP, titulado ‘Hot Milf Mama’  nos adentramos a un mundo de blues, grunge, hard rock e inclusive metal. Cada uno podrá percibir cosas distintas, pero lo que sí es claro es que la armónica es la protagonista. Lo que le da su toque. Y no sería una exageración sostener que en algún momento, estas canciones llegarían a ser piezas que cualquier armonicista atesoraría. Sobre todo el riff veloz y galopante de ´Ruedas del Alma’.

Y así como Borges decía —parafraseando— desvarío empobrecedor y laborioso el de explayar una idea en extensas novelas, mejor realizar un comentario o sintetizar dicho argumento con una frase. Los chicos de Milfhunter se mandan una notable: “si cuatro ruedas mueve el cuerpo, dos mueve el alma”. Corta y precisa en ‘Ruedas del Alma’.

Las letras de todas las canciones fueron escritas por Valenzuela, quien ya anteriormente había compuesto prosas emotivas con su antigua banda El Cruce como ‘Blues al Desaparecido’. En este caso, la mayoría rayan en lo cómico, lo vulgar y lo aventurero. Alma bohemia.

De esta forma se podría decir, que así como Page acompañaba a Plant, aquí Bluesman es el otro punto de atención, en el escenario, junto al frontman carismático y talentoso que es Matías Garcia, el más bestial de todos. El que canta y toca el bajo con una agresividad propia de metal o punk —incluso grunge—, como un Lemmy Kilmister.

12513566_10153365545418388_7613611882733710217_oMatías García, vocalista y bajista.

Y punto altísimo de este trabajo, es la versión que realizaron del poema ‘Sra. Johana’ del chileno Erick Polhammer.

Una interpretación cargada de misticismo, de sicodelia y de lo obsceno, que transforman a Milfhunter en una de las bandas chilenas más innovadoras que he escuchado en este último tiempo. Brillante el trabajo de Garcia, de involucrarse tanto en la prosa del poeta, como si el mismo fuera quien la escribió, de la misma forma que Bluesman demuestra que no tiene horizontes y que puede ser experimental al momento de tocar la armónica. La percusión y la guitarra también aportan una atmósfera mística. Notable.

 

Y como es madura, 
sabe estar sola en su pieza, 
sólo ella sabe que desnuda es una vampireza. 

El espejo refleja un Buda en el Nirvana, 
la obervo a veces asomada en mi ventana. 
La soledad para ella es el sol de la edad. 

¡Mamita linda! 

(...) 

Pero Johana, 
pregúntale a tu hermana como yo afilo 
y filo, 
ahora en mi trabajo me concentro. 
Sólo tu Johana me sacas de mi centro, 
me turbo, me masturbo cuando pasas.

Y ahí, cuando uno piensa que estos chicos tienen una química desbordante, es cuando aparece el más intrigante de todos los que componen la banda.

Perez—Gazitua es el hombre eficiente. El que sabe dónde meter la guitarra y cómo tocarla en el momento preciso. Y aunque el resto de los integrantes sean arrolladores, da la impresión que quien articula todo esto es precisamente este guitarrista. Porque con una amalgama de tantos estilos musicales intrínsecos en los componentes, quien debe unir todo este repertorio para que suene finalmente a rock’ roll es él y nadie más que él. Tan imprescindible como Jerry Cantrell de Alice in Chains o Dean DeLeo de los Stone Temple Pilots. Y nombro a estas bandas porque no deja de parecer curioso cómo es que Milfhunter desarrolló un sonido hard rock que bordea entre los cánones del blues y el grunge —y esto se nota en Ky2— .

1016489_10151666668863703_1942398868_nRodrigo Perez-Gazitua, guitarrista.

De esta forma, este primer adelanto de lo que es Milfhunter es majestuosamente inaudito. Contiene todos los elementos que la transforman a esta banda en uno de los conjuntos más explosivos y novedosos en este último tiempo en Chile.

Y aunque ellos se autodenominen como banda de hard rock biker —algo así como banda para motociclistas—. Está claro que su calidad musical se sobrepone al nicho que quieren explotar, porque esta banda está de culto y cualquier amante del rock n’ roll debería tenerla en lo más alto.

Porque así como ellos sostienen que “cuatro ruedas mueven el cuerpo, dos mueven el alma”, cualquier persona con un mínimo sentido rockandollero podría afirmar que en tiempos donde la música es tan superficial y los jóvenes músicos en Chile, no proponen nada nuevo, Milfhunter ha rejuvenecido al rock en Chile. Es la voz de la experiencia. Es el saber valorar lo que es de culto, así como ellos aprecian a las viejas que “se conocen y se controlan y que no te harán un papelón” (‘Hot Milf Mama’).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s